jueves, 23 de agosto de 2007

Como hablan los Ventrilocuos


Al verdadero ventrílocuo se le reconoce por la inmovilidad de los labios al hacer hablar a sus muñecos. Lo único que le está permitido es tensar los músculos del cuello y mover la nuez de Adán.


La voz no sale del vientre o del estómago -como podría deducirse del término ventriloquia-, sino que, como todas las voces, procede de las cuerdas vocales.


La lengua queda retraída y sólo se mueve su punta. Para practicar la ventriloquia se precisa tener una glotis estrecha y un gran dominio de la musculatura del diafragma que permita empujar el aire hacia arriba.