viernes, 31 de agosto de 2007

El Piropo del Dia


En la mañana supe tu nombre, en la tarde lo recordé, por la noche te nombré en sueños, y ahora ya nunca lo olvidaré