miércoles, 5 de septiembre de 2007

Leyenda Urbana La Casa Matusita


"La Casa Matusita"

Esta Leyenda Urbana es originaria del Peru.

Esta casa es una tienda que queda en un primer piso en el centro de Lima, la casa es de dos pisos pero al segundo piso nadie entra por temor, se dice que hace tiempo para averiguar si era cierto que pasaban cosas paranormales en la casa entró un periodista el cual se volvió loco y terminó en un sanatorio, así mismo entró un sacerdote para bendecirla y terminó matándose, por querer escapar de la casa. La historia, bueno, hay varias versiones de esa casa y la que yo conozco es:

Hace muchísimo tiempo en esa casa vivía un señor muy perverso, y con él vivían sus dos sirvientes: la cocinera y el mayordomo; el señor era muy perverso con estos sirvientes, los maltrataba, los insultaba..., los sirvientes se llenaron de odio, y un día en que el señor brindaba una cena a unos amigos los sirvientes decidieron ponerle a la cena un líquido que hiciera que los invitados y el mismo dueño de la casa se volvieran locos, y alucinaran, sólo por venganza hacia el señor.

Cuando todos estaban sentados en la mesa, la cocinera ya había servido los platos con el líquido alucinógeno en ellos, el mayodormo sirvió la cena y al salir de la habitación (comedor) cerró la puerta por fuera. Pasados unos 15 minutos escucharon gritos, insultos, platos que se rompían, murmullos, y personas completamente aterradas. Después de un largo escándalo empezó un silencio sepulcral.

Los sirvientes pensando que ya todo estaba más calmado decidieron abrir la puerta del comedor, y para su sorpresa al abrir la puerta vieron el más macabro panorama: miraban a su alrededor y veían sangre, pedazos de cuerpo, ojos, manos, órganos internos, charcos de sangre, la cara de los invitados mostraban algunas terror otras odio, cabezas cortadas, era tan feo lo que veían que los mismos sirvientes se volvieron locos y se mataron en el mismo salón donde estaban el dueño y sus invitados.

Y se dice que desde esa época se escuchan conversaciones, luego gritos, amenazas tal cual pasó la noche de la masacre, y toda persona que ahí va se vuelve loca ya que vuelve a vivir lo que un día ahí pasó.

Fuente : kruela.ciberanika.com