miércoles, 10 de octubre de 2007

El Piropo del Dia


La belleza de una rosa no tiene comparación, con la dulzura de tu rostro y la hermosura de tu corazón.