jueves, 10 de enero de 2008

Historia de Terror El Asesino


Aqui les dejo una nueva historia de Terror

Nadie sabe lo que le depara el futuro, excepto yo. He hecho algo malo, algo muy malo.. se que ya no puedo volver el tiempo atrás, lo único que puedo esperar es que todo acabe. Puedo contarte lo que ocurrió, pero si lo hago te irías conmigo. Fui un necio, él me lo advirtió, pero no pude resistirlo, sus ojos lo pedían. Ella lo necesitaba. Al fin y al cabo moriría, pero yo hice que el miedo y la presión de saber lo que le esperaba se convirtieran en un momento agradable y de gozo, bueno por lo menos para mí. Debo confesarte que amo ver como corre la sangre, es algo maravilloso, pensar que gracias a ella nos mantenemos vivos, sería una lastima desperdiciarla pero su sangre ya estaba arruinada, esas pastillas no eran buenas para su salud, yo se lo había dicho: las pastillas y el alcohol no son una buena combinación. Lástima que no supo interpretar mis palabras porque estaba bajo sus efectos.

Fue entonces cuando aproveché la situación. La llevé a esa casa deshabitada en la que mi hermano y yo solíamos escondernos de nuestro padre cuando sentía la necesidad de lastimarnos.

La recosté en el húmedo y frío suelo de madera, con sus manos atadas.. Entonces comencé, primero una incisión a la altura de las costillas, la sangre comenzó a escurrir, en ese momento me descontrolé y continué con mi trabajo. Un corte mas y me acerco a la zona del corazón, se lo arranqué con gran emoción, era la primera vez que podía sentir su interior, tan seco y desgastado por su vida de drogas y alcohol, pero en ese momento ya no importaba el mas mínimo detalle. La fui desmembrando con la misma emoción de un niño a punto de abrir un regalo el día de su cumpleaños. Cuando por fin termine mi trabajo, puse todas sus partes en una caja que tenia preparada y limpie toda la sangre que había quedado esparcida por el piso. Pero guardé conmigo una pieza fundamental, su corazón.

Enterré la caja con sus miembros en el bosque que está cerca de aquí y al terminar me encaminé hacia mi casa, donde dejé su corazón. Lo envolví y lo puse en mi cajón hasta que se secara. Desde ese día siempre lo llevo conmigo. Es como un ritual, ¿sabes?. Cada noche lo observo detenidamente y me vienen esos recuerdos a la mente, es en ese momento cuando siento la necesidad de salir a matar, bueno en realidad lo hago para de alguna manera purificar sus almas, él me lo encargó. Pero no me advirtió que estas acciones me dejaría una deuda con mi amo. Ahora debo pagar. Ha llegado el momento y las llamas se acercan. TU debes venir conmigo, ese es el precio por oír mi historia. La pasaremos bien, las llamas comenzaran a consumirnos en unos minutos.. y el sufrimiento al fin será eterno.

Gracias a gothik de relatos.escalofrio.com