lunes, 1 de marzo de 2010

Una mujer joven confundida Chiste

mujer joven confundida Chiste
Humor Chiste

Una mujer joven confundida


Este chiste puede ser una gran verdad, porque solemos confundir los términos, pensamos cosas que a simple vista nos parece tal cosa, pero terminan siendo totalmente distinta.

Este chiste lleno de humor, gracia y picardía va por aquella senda, de hacernos ver que no todo lo que pensamos condice con la realidad. El remate de la historia graciosa es genial.

Los chistes son una forma de desvirtuar la realidad de forma tan brusca e inesperada, que eso causa gracia, y allí esta lo divertido, por ello los chistes son necesarios en cualquier hora del día, pues de esa manera te desconectas un rato, segundo o momento del mundo que te rodea.

Por ello si estas en la oficina, u otro lugar no hay nada mejor que ventilar tu espíritu con un buen chiste que te haga reír y hacerte pasar un rato agradable y divertido.

Eso es lo que queremos en gratisparatodos, que la pases bien, te diviertas con estos chistes geniales, sin olvidar por cierto los videos divertidos, cámaras ocultas, y los datos para seducir, piropos de amor, ideas para conquistar mujeres, todos que serán una guía esencial para el amante que todos llevamos dentro, y saber jugar con las reglas del Amor.

Y si todo lo anterior fuera poco, no te olvides que tenemos las mejores mujeres, las mujeres más bellas, hermosas y sensuales que puedas encontrar, y en un solo lugar.

Disfruta de este chiste llamado : Una joven mujer confundida.

En un instituto muy fino para señoritas, durante la clase de biologia, va el profesor y pregunta:

.Señorita Irujo, podria usted nombrarnos que parte del cuerpo humano que, en las condiciones apropiadas, se expande hasta multiplicar su tamaño por seis, y explique cuales son estas circunstancias.

La aludida se ronroja inmediatamente, pero se levanta y dice:

.Con perdon, profesor, pero yo diria que esta no es la pregunta mas adecuada para hacerle a una dama. Prefiero no contestar. Y a continuacion se sienta. El profesor, sin inmutarse, dice:
.Señorita Garcia, responda usted.
.La pupila del ojo, bajo iluminacion muy debil.
.Correcto. Y ahora, señorita Irujo, dejeme decirle tres cosas.

En primer lugar, usted deberia haber estudiado la leccion.
En segundo lugar, tiene usted una mente sucia impropia de una mujer de su posicion.
Y tercero, algun dia se llevara usted una amarga decepcion.