lunes, 26 de abril de 2010

Un chiste de niños inocentes

Un chiste de niños inocentes
Humor Chistes

Un chiste de niños inocentes


Otra historia llena de humor en que los protagonistas son pequeños niños traviesos que nos hacen reír, en especial si esta nuestro querido y poco ponderado protagonista exclusivo de gratisparatodos : Gonzalito, en otra de sus aventuras.

Los chistes son una forma de desvirtuar la realidad de forma tan brusca e inesperada, que eso causa gracia, y allí esta lo divertido, por ello los chistes son necesarios en cualquier hora del día, pues de esa manera te desconectas un rato, segundo o momento del mundo que te rodea.

Por ello si estas en la oficina, u otro lugar no hay nada mejor que ventilar tu espíritu con un buen chiste que te haga reír y hacerte pasar un rato agradable y divertido.

Eso es lo que queremos en gratisparatodos, que la pases bien, te diviertas con estos chistes geniales, sin olvidar por cierto los videos divertidos, cámaras ocultas, y los datos para seducir, piropos de amor, ideas para conquistar mujeres, todos que serán una guía esencial para el amante que todos llevamos dentro, y saber jugar con las reglas del Amor.

Ríete con este : Un chiste de niños inocentes.

Dos comadres se encuentran en el mercado y le dice una a la otra:

Ay, comadre no sé que hacer con mi hijo, es muy, pero muy tonto, yo creo que es el más tonto de los niños.

A lo que la comadre responde:

No, no, no, mi hijo debe ser más tonto, seguro le gana al suyo.
No, no, no, mire nada más, en eso la primera comadre llama a Gonzalito su hijo y le dice:

Mira Gonzalito, ve a la casa y me buscas a ver si estoy.

El niño partió, en el momento la segunda comadre le dice:
Ay, eso no es nada mire esto:
En eso llama a su hijo Rodriguito, y le dice:
Mira Rodriguito, toma $10.00 y ve a comprar una televisión a color, y se va.

Luego, en el camino se encuentran los niños y le dice uno al otro.
Oye amigo, mi mamá es re-tonta muy pero muy tonta.
A lo que el otro responde:
No amigo, mi mamá seguro que es mucho más tonta que la tuya.
No puede ser.
Oye esto, me mandó a la casa a ver si estaba y ni siquiera me dio las llaves para entrar.
Y el otro le contesta:
Pues eso no es nada, la mía me dio $10.00 para comprar una televisión a color, y no me dijo de qué color la quería.