miércoles, 27 de abril de 2011

Un muy buen chiste sobre el matrimonio

Un muy buen chiste sobre el matrimonio
Humor Chiste

Un muy buen chiste sobre el matrimonio


Eso es lo que queremos en gratisparatodos, que la pases bien, te diviertas con estos chistes geniales, sin olvidar por cierto los videos divertidos, cámaras ocultas, y los datos para seducir, piropos de amor, ideas para conquistar mujeres, consejos de amor, todos que serán una guía esencial para el amante que todos llevamos dentro, y saber jugar con las reglas del Amor.

Y si todo lo anterior fuera poco, no te olvides que tenemos las mejores mujeres, las mujeres más bellas y hermosas que puedas encontrar, y en un solo lugar.

Este es una historia muy divertida e imperdible...

Una mujer llega a su casa y le dice al marido: ...

¿Te acuerdas de esas jaquecas que me daban cada vez que íbamos a hacer el amor? ...Ya me mejoré!!!

- Como, ¿¡ya no tienes más dolor de cabeza!!!? -preguntó el incrédulo marido.

La esposa respondió:

- Mi amiga Mary me indicó un terapeuta que me hipnotizó. El médico me pidió que me parase frente a un espejo y repitiera para mí misma:

No tengo más dolor de cabeza...
No tengo más dolor de cabeza...
No tengo más dolor de cabeza...
No tengo más dolor de cabeza...

Bueno hice eso, y mi dolor de cabeza desapareció!.

El marido todo sorprendido le responde:

¡¡¡Qué maravilla!!! ¡Esto es fabuloso!.

La esposa aprovechó la oportunidad y le dice:

Mi amor, como últimamente no tienes mucho interés en hacer el amor, ¿por qué no visitas a este médico?, tal vez te pueda curar, y tengas ganas nuevamente.

El marido le hizo caso y pidió una hora donde este médico fabuloso. Después de unos días de terapia quería tener una noche ardiente con su esposa. Comenzó a sacarse la ropa y arrastró a su esposa a la pieza. La acostó en la cama y le dijo:

¡No te muevas que ya vuelvo!

Fue al baño y cuando volvió a la pieza saltó sobre la cama e hizo el amor con su esposa de una forma muy ardiente, como nunca antes lo había hecho con ella. La esposa toda asombrada le dijo:

- ¡¡Ay mi amor, fue maravilloso!!

El marido nuevamente le dijo:

- ¡No te muevas que ya vuelvo!

Fue al baño, y la segunda vez fue mejor que la primera.

La mujer no lo creía más, estaba en éxtasis con esa maravillosa experiencia.
El marido le dijo nuevamente:

¡No te muevas que ya vuelvo!

Fue al baño,.. pero esta vez la mujer lo siguió sin que él se diera cuenta.
El marido estaba frente al espejo y repetía para sí mismo:

No es mi esposa...
No es mi esposa...
No es mi esposa...
No es mi esposa...